Primera entrada

Ya son 45 los años que tengo. Se podría decir que soy un adulto, un señor. Sin embargo, aún me choca cuando me llaman de usted y sigo vistiendo con vaqueros, camisetas y zapatillas Converse. Podría decirse que tengo un ligero sindrome de Peter Pan.

Lo curioso es que ya no pienso como antes. Acelero menos mi coche o mi moto. Soy menos impulsivo y mas reflexivo y tolero menos a los gilipollas y sus gilipolleces.

Me apetece más que antes ponerme una camisa y pantalones chinos y cuando veo a las pandillas de botellón no siento envidia.

Me sigo fijando en la chicas bonitas. Las mujeres de 40 y tantos, qué antes para mi eran transparentes, ahora son mis favoritas.

Por todo esto podría decirse que estoy mejor. Que la madurez me sienta bien. Pero no es del todo verdad:
Echo de menos a mis amigos, a mi panda de antes. Y cómo dice la canción de Celtas Cortos:

 ¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo?
Las risas que nos hacíamos antes todos juntos
Hoy no queda casi nadie de los de antes
Y los que hay, han cambiado
Han cambiado, uh

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s